En entornos urbanos como las ciudades, uno de los mayores problemas es la gestión de los residuos. La combinación de empresas y zonas residenciales crea una gran cantidad de basura con la que hay que lidiar. Y la situación no hace más que empeorar: según el Banco Mundial, se prevé que la generación de residuos en el mundo aumente un 70% de aquí a 2025. Entonces, ¿cómo podemos gestionar toda esta basura?

Una solución es utilizar la inteligencia artificial (IA) para el reconocimiento de residuos. La IA puede ayudarnos no sólo a reconocer los diferentes tipos de materiales, sino también a clasificarlos para su reciclaje o reutilización. Veamos cómo se utiliza la IA para una gestión de residuos más inteligente y por qué funciona tan bien.

¿Qué es la gestión de residuos con IA?

El término «gestión de residuos con IA» se refiere simplemente al uso de la inteligencia artificial aplicada a la gestión de residuos. Podríamos asociar la IA con los chips informáticos, los coches de lujo y el Big Data pero, en realidad, la IA ya se está utilizando de diversas maneras para gestionar la infraestructura que nos rodea, y eso incluye la gestión de residuos.

Por ejemplo, los cubos de basura «inteligentes» pueden utilizarse para avisar a las empresas de gestión de residuos cuando están llenos, lo que permite optimizar las rutas de recogida, reducir la mano de obra y ahorrar combustible. También se puede utilizar la IA para emparejar a las personas con los servicios y lugares de recogida de basura más cercanos, asegurando que se envíen más residuos a los centros de reciclaje en lugar de a los vertederos.

Aunque hay varias formas de utilizar la IA en el sector de la gestión de residuos, es la clasificación de la basura con IA la que realmente puede revolucionar el sector y transformar nuestro medio ambiente.

¿Qué es la clasificación de residuos inteligente?

Cuando se tira la basura, es necesario clasificarla antes de poder reciclar cualquier elemento valioso, esto se lleva a cabo en una instalación de recuperación de materiales o centro de triaje. El creciente valor de los materiales reciclables y las crecientes presiones legislativas, significan que hay un caso económico más fuerte que nunca para la clasificación y la recuperación de los materiales evitando destinarlos a vertedero o incineración.

Antes de poder reciclar y extraer el valor del proceso, hay que separar, clasificar y procesar la basura. Separar el papel de los plásticos o eliminar los residuos peligrosos garantiza que cada tipo se pueda procesar de forma segura y adecuada, y que la máxima cantidad de residuos se envíe a reciclar, evitando que se envíen a los vertederos, con el consiguiente impacto medioambiental perjudicial que ello provoca.

Hasta hace poco, la clasificación de la basura se llevaba a cabo mediante una combinación de trabajadores humanos y una clasificación mecánica con máquinas. Ahora, la clasificación inteligente de residuos mediante inteligencia artificial, combinada con la robótica, puede agilizar la tarea, aumentando la velocidad y la precisión con la que se pueden clasificar los residuos. Incluso puede diferenciar entre plásticos de grado alimentario y no alimentario, creando nuevos mercados con productos de mayor valor debido a una mayor pureza.

Recycleye Vision proporciona el equipo necesario para la clasificación inteligente de residuos. Nuestro sistema líder de visión artificial inteligente,  escanea los residuos e identifica los materiales en más de 28 clases diferentes. Gracias a los datos en tiempo real, los responsables de la planta pueden ver exactamente en qué consisten los residuos y tomar las medidas adecuadas para garantizar la eficiencia de la instalación de clasificación de residuos. Además, Recycleye Robotics puede utilizarse en combinación con Recycleye Vision para automatizar aún más el proceso de clasificación, utilizando la tecnología robótica para lograr 33.000 extracciones en sólo 10 horas.

Los robots impulsados por la IA son capaces de trabajar durante muchas horas a una velocidad constante, lo que permite que la clasificación de los residuos continúe durante un período prolongado, con una capacidad de detección de residuos impulsada por la IA, tan precisa como el ojo humano.

Para las instalaciones de reciclaje, esto significa una mayor producción, un aumento de la productividad y una reducción de los costes, así como un aumento del número de materiales valiosos que se envían para su reciclaje.

¿Cómo puede la IA ayudar al medio ambiente?

La inteligencia artificial está cambiando nuestra forma de vida y no hay duda acerca del  impacto medioambiental positivo que está teniendo. En el sector de la gestión de residuos, no hay que pasar por alto el impacto potencial de la IA apoyando la economía circular y sostenibilidad de la industria

Actualmente, una proporción significativa de los residuos se envía a los vertederos (alrededor del 24% en el Reino Unido en 2019), a veces incluso cuando la persona que desecha la basura tiene la intención de reciclarla. Si la basura se deposita en el contenedor de reciclaje equivocado o se mezclan los residuos, por ejemplo, la carga adicional de clasificar y separar la basura puede considerarse excesiva en términos de coste y tiempo. En estos casos, el material potencialmente reciclable puede ser innecesariamente depositado en vertederos, donde produce gases de efecto invernadero (GEI), libera toxinas en los alrededores y altera la biodiversidad natural.

Sin embargo, cuando se utiliza la inteligencia artificial para la segregación de residuos, las instalaciones de recuperación de materiales pueden separar la basura con la ventaja adicional de que los robots inteligentes pueden trabajar durante largos periodos de tiempo, 24/7, de forma constante. Naturalmente, esto aumenta la rentabilidad de las instalaciones que realizan esta tarea y, a su vez, reduce la cantidad de residuos que se envían a los vertederos.

Así que, en resumen, la instalación de tecnología de clasificación de basura con IA tiene un impacto directo y beneficioso para el medio ambiente, así como ventajas financieras, operativas y comerciales para las empresas de gestión de residuos que tratan de optimizar y modernizar sus procesos.

La IA y la economía circular

La economía circular promueve el desarrollo económico a través de la reutilización, la recuperación, el reciclaje y la renovación de los materiales existentes. Cuando todos los materiales se reutilizan o reciclan, se erradican los residuos y su impacto medioambiental negativo.

Mucha gente cree que la transición a una economía circular y la reducción drástica o la erradicación de los residuos es la forma definitiva de proteger el medio ambiente y, sin duda, puede tener un impacto positivo en nuestro entorno natural.  Por supuesto, la forma en que procesamos los residuos y la cantidad de residuos que reciclamos es un elemento clave de la economía circular y hacer que la gestión sostenible de los residuos sea rentable a través de la clasificación de la basura con IA nos acerca a esta realidad.

Uso de tecnología avanzada en el sector de la gestión de residuos 

La tecnología avanzada, como la IA, la visión por ordenador y el aprendizaje automático (o Machine Learining), ya se utiliza en nuestro día a día. Desde las empresas que utilizan la IA para hacer negocios más sostenibles, hasta los propietarios de viviendas que utilizan la inteligencia artificial para reducir su consumo de energía, hay un sinfín de formas en las que la tecnología puede reducir nuestro impacto medioambiental.

Sin embargo, cuando aplicamos la IA a la gestión de residuos a escala industrial, podemos ver los mayores ahorros ambientales y financieros, y es por ello que la clasificación de basura con inteligente es un desarrollo tan importante. Para saber más sobre cómo Recycleye Vision y Recycleye Robotics pueden transformar sus operaciones, póngase en contacto con nosotros.